Nuevo revestimiento refractario

Nuevos revestimientos de hornos desarrollados por expertos

El revestimiento resistente al calor de los hornos fusores y dosificadores contribuye significativamente a su eficiencia y vida útil. Gracias a un concepto de renovación del revestimiento sofisticado de calidad de repuestos originales OEM, StrikoWestofen suele conseguir valores característicos comparables con los de los hornos de última generación. “El trabajo realizado incorrectamente acorta la vida útil del equipo, reduce la capacidad de fusión y aumenta el consumo de energía un 30 por ciento”, explica Holger Stephan, director del departamento “Service und Spare Parts” de StrikoWestofen. “Además, a menudo es necesario realizar trabajos adicionales que son caros y requieren mucho tiempo, como las operaciones con piedras porosas en los hornos dosificadores”.

Actualmente, el revestimiento refractario de los hornos fusores y dosificadores es de alta tecnología. Los materiales, incluidos seis tipos diferentes de materiales refractarios y aislantes, así como la geometría interior del horno, se diseñan con precisión y se optimizan constantemente.

 

Ingeniería de procesos que garantiza el éxito

En el contexto de la renovación del revestimiento de los sistemas de fusión, StrikoWestofen ofrece un servicio de ingeniería completo con resultados óptimos. En un primer paso, los técnicos de servicio registran el rendimiento y el consumo energético actuales del horno en las condiciones de trabajo reales de la fundición. Sobre la base de esta evaluación, StrikoWestofen recopila una previsión de los valores que se esperan tras la renovación completa del revestimiento. “El uso de materiales avanzados y los últimos resultados de ingeniería a menudo nos permiten obtener valores comparables con los de los últimos modelos, al 20 por ciento del precio de compra”, explica Holger Stephan. “En las instalaciones de nuestro cliente Skoda Auto a. s. en la República Checa, pudimos reducir el consumo de gas por tonelada de material líquido un 40 por ciento, de 102 a 61,2 metros cúbicos, al renovar el revestimiento del horno e impartir formación específica a los empleados. En términos del rendimiento de fundición anual en el centro de Mladá Boleslav, los costos para el revestimiento de un total de cuatro hornos fusores se recupera rápidamente en diez meses”, explica Stephan. La renovación del revestimiento no es solo mantenimiento, sino que también es una mejora permanente del sistema original. Una vez finalizada la renovación del revestimiento, StrikoWestofen valida los valores de la previsión en una prueba de campo realizada en las instalaciones del cliente para garantizar unos resultados óptimos.

No ahorre donde no debe

Una vida útil de diez años o más no llama la atención cuando se refiere a los revestimientos de horno de StrikoWestofen. Esta durabilidad se debe a la planificación exacta de los materiales empleados, así como de los ángulos y gradientes dentro del horno. Así, las zonas que están sometidas a estrés en particular se revisten con material refractario especialmente resistente y el ángulo de flujo se optimiza para reducir al mínimo la carga de los materiales. Sin embargo, incluso el revestimiento mejor planificado debe sustituirse en un momento dado. Personal de servicio cualificado realiza las reparaciones pequeñas in situ.

 

Hornos dosificadores Westomat: la diferencia decisiva

Si es necesario renovar el revestimiento de los hornos dosificadores completamente, no se recomienda hacerlo en las instalaciones del cliente, aunque en realidad es lo que se suele hacer. El problema es que todos los pasos posteriores deben realizarse también en las instalaciones del cliente. Sin embargo, en concreto, el secado del revestimiento ignífugo es de vital importancia para un funcionamiento fiable. Si el secado se produce en la fundición, solo se puede hacer con los calentadores de inmersión integrados en el horno. Esto somete a los calentadores de inmersión a una gran carga y el cliente debe hacerse cargo de los gastos de electricidad asociados. Además, el trabajo en la fundición queda interrumpido de forma permanente durante varios días. “Por este motivo, ofrecemos un concepto totalmente diferente. Retiramos los cuerpos de horno y los llevamos a nuestra fábrica, donde se revisan completamente”, explica Stephan.

Aplicación del nuevo revestimiento en fábrica

En la fábrica, el cuerpo del horno se somete a pruebas de estanqueidad y el revestimiento se renueva. El material refractario se seca en una cámara de secado especialmente diseñada. La ventaja es que no se sobrecargan los calentadores de inmersión. Por otra parte, la permanencia en la cámara garantiza que el material refractario se seca completamente sin humedad residual. De lo contrario, la humedad podría precipitarse en la colada en forma de hidrógeno, contaminarla y, en el peor de los casos, incluso provocar una explosión de hidrógeno. Esto hace que se puedan evitar las costosas y prolongadas operaciones iniciales con piedras porosas. Al mismo tiempo, el proceso de secado lleva solo una tercera parte del tiempo necesario para el secado in situ. Con el secado en fábrica, el horno se puede poner en funcionamiento en la fundición más rápidamente. El calentamiento normal es suficiente.

 

Servicio único

Para compensar la interrupción de las operaciones en la fundición, StrikoWestofen también ofrece un servicio especial. El fabricante de equipos cuenta con una gama de hornos dosificadores Westomat que se pueden utilizar durante el proceso de renovación del revestimiento. Esto permite seguir trabajando con el mínimo trastorno.