Como nueva e incluso mejor: una forma más rápida de reinstalar el revestimiento de su horno

Published

El tiempo muerto en una planta supone un enorme factor de gasto para las fundiciones. Por tanto, al reparar los revestimientos refractarios de los hornos dosificadores, el tiempo equivale a dinero. Para acelerar las cosas, StrikoWestofen ofrece una solución innovadora: piezas de repuesto refractarias presinterizadas que reducen el tiempo muerto hasta en un 60 % con respecto a los métodos de revestimiento estándares. Alupress, un fabricante de piezas de fundición inyectada de alta gama, realizó hace cuatro años una reinstalación de revestimiento empleando piezas refractarias de StrikoWestofen y, a día de hoy, el horno reinstalado con nuevo revestimiento continúa ofreciendo resultados óptimos.

El revestimiento refractario es el corazón de cualquier horno. Su diseño es fundamental para la eficiencia energética. Sin embargo, está continuamente expuesto al desgaste y la ruptura, por lo que debe renovarse cada cierto tiempo. Por lo general, esto supone una interrupción relativamente larga de la producción, con pérdidas considerables para las fundiciones.

StrikoWestofen ha cambiado este concepto: además de realizar trabajos convencionales de reinstalación de revestimiento en sus instalaciones, ofrece piezas de repuesto refractarias presinterizadas para sus hornos dosificadores «Westomat». Las ventajas de este método son evidentes: tanto la retirada del viejo revestimiento como la instalación del nuevo pueden realizarse directamente en la planta de del cliente. Gracias a ello, los hornos ya no necesitan ser transportados y recorrer largas distancias para la reinstalación de su revestimiento.

Tan solo se requieren siete días laborables de inactividad en la planta, incluido el tiempo de calentamiento. 

Soporte especializado durante el ciclo de vida completo del horno

El material empleado en la fabricación de estas piezas de recambio refractarias se selecciona aplicando los conocimientos tecnológicos más avanzados. Además de permitir una estanqueidad de presión absoluta, este material ofrece una resistencia máxima a la abrasión mecánica. Las piezas se someten a un proceso previo de secado a unos 500 ºC en la fábrica de StrikoWestofen, con lo cual el riesgo de contaminación posterior de la colada con hidrógeno prácticamente desaparece.

Holger Stephan, director del departamento de Servicios y Piezas de Repuesto de StrikoWestofen, explica: «Para nosotros, un buen servicio de soporte técnico no acaba en el momento en que se instala un nuevo sistema de fundición. Nosotros estamos ahí para el cliente durante el ciclo de vida completo de un horno, garantizando la máxima productividad en todo momento». 

Eficiencia en todos los aspectos

El nuevo método de reinstalación de revestimientos ha demostrado su eficiencia en múltiples ocasiones. El especialista en fundición inyectada de alta gama de Alupress, en Hildburghausen, Alemania, es una buena muestra de ello. Una pieza de sustitución refractaria de StrikoWestofen lleva ya cuatro años en uso.

Enrico Sonnefeld, director de mantenimiento de Alupress, comenta: «Nuestro horno dosificador no solo continúa pareciendo nuevo, sino que sigue ofreciendo unos resultados óptimos. En nuestra opinión, la reinstalación de revestimientos empleando piezas refractarias es más que recomendable». La inversión es rentable en varios aspectos: las piezas refractarias se instalan en un momento y además aumentan la eficiencia del horno. Holger añade: «Nuestros clientes nos cuentan que están consiguiendo ahorros de hasta el 30 % respecto a la reinstalación de revestimientos no originales. Esto nos demuestra que estamos en el camino correcto».