Máximo rendimiento a su alcance: un ajuste casi estequiométrico del quemador ahorra energía y reduce la oxidación del metal

Published

Una proporción óptima entre aire y combustible equivale a un resultado óptimo: esta afirmación se cumple en cualquier proceso de combustión. Esta es también la razón por la que StrikoWestofen ofrece a sus clientes de fundición la opción de realizar un ajuste prácticamente estequiométrico del quemador. El ajuste solo debe efectuarse una vez, al poner en funcionamiento el horno de fusión StrikoMelter, quedando así garantizada de forma permanente la proporción correcta de aire y combustible. Con ello no solo se minimiza el consumo energético, sino que además se reduce la oxidación del metal. De esta forma, la inversión se amortiza rápidamente.

Durante el funcionamiento diario de una fundición, el exceso de aire suele ser el origen de un consumo excesivo de energía en los hornos de fusión. «Si no controlas las proporciones de aire y combustible, estás literalmente quemando dinero», comenta Rudolf Hellen, experto en quemadores de StrikoWestofen. Por eso StrikoWestofen ofrece un método económico de ajuste casi estequiométrico del quemador. 

Un único ajuste, ganancias a largo plazo

Con una proporción de aire en la combustión (λ) de 1, el oxígeno del aire reacciona completamente con el gas combustible. Mientras que el flujo del gas puede medirse fácilmente con un dispositivo, la medición de la cantidad de aire requiere un equipo más complejo y puede provocar una pérdida constante de presión en el sistema de aire de combustión. 

«Esta es la razón por la que estamos ofreciendo a nuestros clientes una solución en la que solo tenemos que medir el flujo de aire una vez, en el momento de la puesta en marcha del horno», explica Rudolf. «Para ello, instalamos una sección de medición frente al ventilador del aire de combustión. La caída de presión registrada en el orificio estandarizado de medición proporciona una medida exacta del flujo de aire». Con la ayuda de un software especial, la ventilación del quemador puede posicionarse con gran precisión a fin de conseguir una proporción óptima de aire de combustión (λ), con un valor próximo a 1. 

La reducción al mínimo del exceso de aire que se logra de este modo permite asimismo reducir la oxidación durante el proceso de fusión en el horno. Los quemadores bien ajustados aseguran una alta temperatura de la llama y una transmisión óptima del calor al metal que ha de fundirse, con lo que se ahorra energía y dinero. 

«Estamos hablando de aproximadamente siete kilovatios hora menos de energía por tonelada de metal, es decir, un ahorro anual de unos 2.500 euros. Dicho de otro modo, a un ritmo de fusión de dos toneladas por hora, una única inversión adicional queda amortizada en dos años», añade Rudolf. 

A partir de 2018, el ajuste casi estequiométrico del quemador está incluido con la entrega de la versión estándar de nuestros modelos StrikoMelter PurEfficiency y BigStruc. En los demás hornos StrikoMelter está disponible como opción.